¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 51 el Lun Ene 01, 2018 1:30 am.
Estadísticas
Tenemos 60 miembros registrados.
El último usuario registrado es Sakura Honda.

Nuestros miembros han publicado un total de 911 mensajes en 374 argumentos.
Últimos temas
» Presentándome.
Jue Mar 22, 2012 6:52 am por Erik Hendrick

» etto...Hola?
Vie Ago 05, 2011 10:18 pm por Alice Kirkland

» ~Madararui World~
Mar Ago 02, 2011 9:05 pm por Invitado

» Inuyasha RPG
Miér Jul 20, 2011 5:54 am por Invitado

» Afiliación Arcanian
Dom Jul 17, 2011 2:14 pm por Invitado

» Sin City -un foro de rol yaoi-
Miér Jul 13, 2011 2:14 am por Invitado

» ~ Yoso Elementary ~
Mar Jun 28, 2011 2:17 pm por Invitado

» Sakurai Pet Shop (Afiliación Élite)
Miér Jun 22, 2011 5:29 am por Invitado

» Clamor Insania Rol
Vie Jun 17, 2011 3:04 am por Invitado

Foros

Gino Edelin

Ir abajo

Gino Edelin

Mensaje por Invitado el Dom Sep 19, 2010 2:40 am


.Gakuen Hetalia.

Registro personal.
Certificado por la asociación Mundial de la educación.


  • Nombre completo: Gino Edelin
  • Sobrenombre: Coltelli
  • País al cual representa: Amalfi - Italia
  • Edad: 17 - 6 de Marzo.
  • Curso: Primer año
  • Club: Arte, especializado en fotografía.

Actitud mental:
Es una persona generalmente bastante risueña, y que normalmente te muestra una sonrisa. Es en un principio un tanto tímido pero también se libera y es capaz de hacer cualquier cosa. Tiene la extraña manía de culparse por cualquier mal que haya sufrido una persona al estar en contacto con él. De normal suele ser despreocupado, pero al veces sale a flote su instinto de hermano mayor, a pesar de ser hijo único. Suele intentar relacionarse con todo el mundo y no puede soportar la discriminación. Es bastante soñador y puede que a veces no te preste atención porque está en su propio mundo de fantasía. A veces puede resultar infantil, te hará pucheros como un niño pequeño para conseguir sus propósitos. Es también bastante ignorante y le cuesta pillar los dobles sentidos.

Cuando está alegre, no cambia mucho de su estado normal. A excepción de que deja a un lado su timidez, y comienza a dar saltitos aquí y allá. Su tono de voz suena claro y con emoción. En su rostro se nota algo diferente, ahora ya no muestra su sonrisa habitual, sino una más acentuada. Su mirada se llena de vida e incluso puede parecer que sus ojos se vuelven más claros.

Cuando está enfadado suele tener los brazos en jarras o curzados y los labios apretados. Suelen aparecerle varios tics. Mover una de sus piernas arriba y abajo, con la ayuda de la punta del pie pero sin despegarlo del suelo; tamborilear alguna superficie con los dedos o incluso las dos cosas a la vez cuando su enfado aumento. Tiene una mirada muy seria y el ceño ligeramente fruncido.

Cuando está triste es bastante más calmado y sus sonrisas se han borrado por completo. Su mirada se muestra vacía y acuosa, y aunque trata de sonreír para que los demás no se preocupen, no consigue hacerlo, la expresión de alegría desaparece en un segundo. Tartamudea y su voz suena temblorosa. Intentará por todos los medios aguantar las lágrimas pero éstas siempre acaban saliendo.

.Cualidades físicas.


  • Estatura: 1'72
  • Peso: 67 Kg.
  • Color de cabello: Rubio
  • Color de ojos: Almendra
  • Tonalidad de piel: Blanca
  • Extras: Es bastante delgado, y no tiene una musulatura muy marcada, pero es capaz de sacar fuerzas allá donde no se pueden ver. Tiene en general una figura esbelta. Sus largas piernas le permiten correr a grandes velocidades, unidas a sus estrechas caderas subiendo por su pecho hasta sus hombros también ligramente estrechos. Sus manos tienen un aspecto bastante delicado, guardando cierto parecido a las de una mujer. Su cabello es un tanto rebelde, y siempre se muestra revuelto, con las puntas ligeramente alzadas, pero sin exagerar. Su cara tiene forma ovalada, una boca con labios finos que siempre muestran una sonrisa. Una nariz respingona, unos ojos medianos y profundos, compañados por unas cejas un tanto anchas. Tiene una marca de nacimiento en forma de manzana en el vientre junto a una cicatriz en el costado derecho.


Historial
: ¿Mi historial? Pero... ¿Eso no lo tienen ya archivado? Ah, que tengo que contar mi vida. De acuerdo... ¿Por dónde puedo empezar? *Momento de silencio* ¡Ya lo tengo! Bien, poneos cómodos.

Como era de esperar nací en Italia, en una familia de clase media. Nunca me he llevado mal con mis padres, pero siempre me he sentido un poco solo ya que era hijo único y mis antecesores querían que me centrara completamente en mis estudios. Siempre me decían que no había tiempo para amigos, que cuando acabase los estudios podía hacer todo cuanto quisiera. Yo estaba completamente en contra de ellos con respecto a las relaciones con los demás y por eso no les hacía mucho caso. Siempre me relacionaba mucho con mis compañeros de clase pero nunca encajaba con ninguna de esas personas.

Se podría decir que era un tanto inadaptado, y eso hacía que mi sentimiento de soledad aumentara. Entonces comencé a ir con malas compañías, pero eso no afectó a mi nivel académico. Sí, me uní a una banda en el instituto. Sembrábamos el miedo allí por donde pasábamos, y había cierto compañerismo dentro del grupo, y eso me gustaba. Pero sabía perfectamente que en el fondo seguía sin sentirme adaptado. Entonces un día, conocí a un chico que había sido trasladado a nuestro instituto. Y ciertamente era un tipo que llamaba bastante mi atención. Creo que no lo he dicho antes, pero soy bastante curioso. Era fuerte, simpático y atractivo, y le cubría un aura de misterio. Perdón, perdón, ya sé que a veces me enrollo como las persianas (?)

La cuestión es que sin darme cuanta comencé a sentirme atraído por él. Sentía como mi pobre corazón latía con más fuerza, puede que incrementando su arrítmia. Bueno, y como hice con las demás personas del aula, intenté relacionarme con él. Me sorprendí bastante al no sentir esa sensación de indifencia al estar a su lado. Por una vez me sentí bien en aquella clase, me sentí... aceptado. Con el tiempo nos fuimos haciendo muy amigos, y él siempre me decía que debía dejar aquellas personas con las que andaba. Sí, sabía que tenía razón, además, aquellos matones no me hacían sentir mejor. Yo soy una persona bastante cambiante, como el agua, por eso no pienso mucho en mis decisiones si no las considero importantes.

Nunca antes había abandonado una banda, así que puede que mi procedimiento no fuera el más indicado. Tan sólo me acerqué al jefe y le dije que me iba... pero al parecer no se lo tomó muy bien. Me dijo cual era el castigo por abandonar la banda y yo lo tube que aceptar. Me pegaron una gran paliza entre todos, sí, todos aquellos que eran mis compañeros. Y finalmente, el jefe cogió ina de las navajas que usaba y sigo usando como arma, y me hizo tal herida como para dejarme una cicatriz en el costado. A pesar del dolor, me sentía feliz, feliz de haber abandonado una mala vida que no me llenaba. Curiosamente, aquel día, el hombre del que me había enamorado, pasaba por el mismo lugar en el que me encontraba tirado y desangrándome. Claro, llamó a una ambulancia como todo buen ciudadano. No sé mucho que pasó en esta parte, ya que perdí el conocimiento.

Despuerté en un hospital con Cornelio, durmiendo en una silla. Ah, sí, Cornelio era el nombre del chico. Nunca esperé verlo ahí, junto a mí en aquel hospital y ciertamente me sentí agradecido por ello. Cuando me dieron el alta, comenzamos a salir, como amigos, aunque yo seguía enamorado de él. Íbamos a la playa, cogíamos la bici y nos recorríamos las cuestas de las calles... etc. Pero también un buen día, a mi corazón le dio la gana de bombear con rapidez y mal. Y claro, otra vez al hospital... Lo malo es que me ocurrió un día que estaba con la bicicleta bajando una cuesta y me pegué un buen castañazo.

Pasé por lo menos un mes en coma, y para cuando desperté... Descubrí que Cornelio estaba muerto. Por lo que me contaron, fue en un accidente de tráfico, cuando estaba de camino a visitarme. Dios, me sentí tan mal, todo era culpa mía. Si a mi estúpido corazón no le hubiese dado la gana de funcionar peor de lo que lo hace, él no habría muerto. Y lo peor es que nunca pude decirle lo que sentía por él. Caí en depresión y no salía de casa a excepción de ir al instituto. Estudiaba todos los días, a todas horas, intentando olvidar el crimen que había cometido. Hasta que tiempo después, llegó a mis manos una carta que decía que me habían concedido una beca para Gakuen Hetalia. Sin pensarlo acepté y ahora estoy aquí.

Fotografías:
Spoiler:

Anexo:
- Sufre problémas cardíacos. Nació con un latido arrítmico y dado que también tiene una salud delicada, no hace mucho ejercicio.
- Anda, se han dejado la regla número 6. Eso está mal, no hay que discriminar a ningún número.
- Siempre lleva encima una navaja.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.